Examen oficial

¿Quieres aprobar un examen oficial?

1- ¡Prepárate!

Para preparar tu examen debes empezar a estudiar con antelación, de manera que luego no se haga todo a última hora. Es importante tener una preparación adecuada para poder aprobar. Hay personas que creen que no les hace falta ya que están en contacto con el idioma todos los días debido a su trabajo. ¡Falso! Un examen oficial necesita mucha dedicación y debes estar alerta de los temas que han salido en anteriores convocatorias. Por ello, se publican los exámenes de años anteriores para ayudar a los estudiantes en la preparación de dicha prueba.

2- Utiliza el método que más se adapte a ti.

No todos aprendemos de la misma manera, por eso, necesitas encontrar el método de estudio más eficaz para ti. ¿Tienes una buena memoria fotografíca? Entonces, los flashcards y vídeos serán tus mejores amigos. Si tienes una buena memoria, lee todo lo que puedas antes de tu examen. Puedes también buscar a vídeos explicativos en Youtube. Independientemente de tu técnica de estudio, empieza por las cosas que ya sabes y luego pasas a los temas nuevos.

 

Buena memoria en tu examen oficial

 

3- Ponte a prueba.

Si usas habitualmente el idioma en tu lugar de trabajo, aun así deberás prepararte para la prueba cada día.

4- Haz simulacros de exámenes.

Busca simulacros que traten de los mismos temas y que tengan ejercicios similares a los de tu examen. Haz pruebas hasta que consigas rellenarlo sin mucha dificultad. Lo que hay que tener en cuenta es que cada vez que hagas el test, empezarás a acordarte de algunas respuestas. Cuando te pase esto, divide tu test en distintas partes y mézclalas para cambiar el orden de las preguntas. Esto te ayudará mucho dado que es mejor saber la justificación de tus respuestas que haberlas memorizado.

5-  Prepárate a lo peor.

Independientemente del certificado que quieras conseguir, no puedes pensar o deducir su dificultad. Hay gente que frente a preguntas difíciles deciden no estudiarla, porque según ellos no van a poner con algo tan complejo. No se puede pensar así. De hecho, si no puedes contestar a algunas preguntas puedes pedir ayuda en vez que dejarla en blanco.

6- Cursos de idiomas.

Es aconsejable apuntarte a un curso para preparar tu prueba oficial. Estos cursos son una buena oportunidad para mejorar tus conocimientos y de gran ayuda para orientarte en los posibles temas de examen. Además, durante el curso se te proporcionará el material necesario. Elige bien tu curso de idioma. A menudo, hay estudiantes que asisten a clases que no se corresponden con su nivel.

7- La práctica te hace perfecto.

Nunca nos cansaremos de decirlo. Practicar es muy importante para aprobar tu prueba oficial.  Hay que repasar hasta el último momento. Hay personas que se llevan sus apuntes al examen y los estudian 20 minutos antes de hacer la prueba. De esta manera no se aprende nada nuevo, pero tu memoria a corto plazo puede almacenar ciertas informaciones extras que pueden ser útil a la hora del examen.

8- Remedios caseros.

Hay muchos remedios caseros para ayudarte mientras estás estudiando para tu examen. Algunos estudios demostraron que masticar chicle mientras estudias, te ayuda a la hora de memorizar informaciones, tanto para la memoria a corto plazo como a largo plazo. Además, masticar reduce el estrés y aumenta la concentración. Otro método para mejorar tu rendimiento es realizar una comida completa antes de tu prueba. Si tu estómago está lleno, tu cerebro puede concentrarse mejor en el examen que tienes enfrente. Si te gusta la cafeína, mejor evitarla. Un poco de cafeína puede beneficiarte, demasiada, por el contrario, solo te pone más nervioso, ansioso e incapaz de concentrarte. Igualmente, no bebas demasiado para no tener que ir cada 20 minutos al baño.

9- ¡Duerme!

La noche anterior al examen necesitas descansar bien. Muchos estudios demuestran como los puntos en el examen varían en relación al número de horas que duermes. Si tu cuerpo está cansado, no te permitirá concentrarte y tu memoria tendrá lagunas. A tu cuerpo no le interesa si es un examen importante. Intenta descansar por lo menos 7 horas o más, si puedes. No pases todo el día anterior a la prueba en la cama, tienes una prueba oficial que preparar, hay que estudiar, ¡recuérdalo!

 

Prepárate para tu examen oficial

10- El día del test.

Por fin ha llegado el día del examen oficial. Asegúrate de tener todo el material necesario contigo. Antes de empezar el test, intenta repasar en tu cabeza todo lo que has estudiado anteriormente. Una vez empezado, concéntrate primero en las preguntas que te parecen más fáciles. Si tu preparación fue adecuada, tu examen no debería parecer tan horroroso. Después de haber contestado a todo lo fácil, vuelve al principio y responde las otras. Hay la posibilidad de que tu cerebro, dado que ha vuelto a trabajar, vea que algunas de las respuestas que has dejado en blanco sean “sorprendentemente” fáciles. Una vez acabadas éstas, utiliza el tiempo que te queda para responder a las preguntas más complejas y no te preocupes si tardas unos minutos en elaborar tu respuesta. Intenta responder a todo lo que puedas y asegurate de no haber dejado ninguna en blanco, que es algo que pasa muy a menudo. Cuando estés seguro de tu trabajo, ya puedes entregar tu examen.

¡Mucha suerte!